Google+ Followers

miércoles, 18 de noviembre de 2015

EN CURSO UNA ALIANZA GLOBAL CONTRA ESTADO ISLAMICO

Francia, Rusia y Estados Unidos pasaron el martes de las palabras a los hechos y comienza a vislumbrarse lo que el presidente francés François Hollande llamó “gran y única coalición” para la lucha contra el Estado Islámico.
Hollande telefoneó a su homólogo ruso para hablar de los posibles planes conjuntos y comenzó a preparar visitas a Washington y Moscú la próxima semana para organizar la formación de la gran alianza. Además, Francia llevó a cabo el martes una tercera ronda de bombardeos contra las posiciones del Estado Islámico en Raqqa, Siria, una ciudad que también bombardeó el ejército ruso.
Pero la coalición está lejos de ser segura, ya que los grandes obstáculos que la dificultan --en especial el legado de los actos de Rusia en Ucrania y el desacuerdo sobre el futuro de Siria-- no han desaparecido. Y la participación de los aliados árabes con agendas superpuestas y desiguales complica la diplomacia en la región.
Pero uno de los indicios de un potencial progreso fue que Rusia avisó a Estados Unidos con antelación de sus ataques aéreos del martes, lo cual no había ocurrido antes desde que Rusia comenzó su campaña de bombardeos el 30 de septiembre.
El convencimiento de Moscú el martes de que una bomba destruyó el avión comercial ruso que se estrelló el pasado mes en Egipto acentuó la apariencia de que los países tienen una causa común y actualmente el presidente ruso, Vladimir Putin, parece menos un paria mundial y más el hombre indispensable para llevar a cabo una campaña conjunta mundial contra el EI.
En Reino Unido, el primer ministro, David Cameron, dijo el martes que plantearía al Parlamento en los próximos días la posibilidad de que el país se una a los esfuerzos internacionales contra el EI en Siria. En Alemania, una amenaza de atentado terrorista obligó a cancelar un partido de fútbol también el martes y probablemente aumentará el debate en el país sobre su papel en la campaña contra el terrorismo.
Los aliados de Estados Unidos en Oriente Medio están divididos sobre si cooperar con Estados Unidos y Rusia. Los países más partidarios de los rebeldes moderados sirios contrarios a Bashar Al Asad --Turquía, Arabia Saudí y Qatar-- aún quieren que se fije una fecha para la salida de Asad del poder, aunque se le permita mantener el cargo durante la transición, según diplomáticos estadounidenses y de Oriente Medio.
Otros aliados de Estados Unidos como Jordania, Egipto, Israel o Emiratos Árabes Unidos, han comenzado a aceptar mejor el papel que Rusia está desempeñando en Siria. “Moscú es clave para una solución política en Siria”, dijo el rey jordano, Abdalá II, en una entrevista la semana pasada para Euronews.
Irán, por su parte, es un potencial verso suelto para los países occidentales y sus aliados árabes, y también para Rusia. Los diplomáticos iraníes han dicho en los últimos días que han bloqueado explícitamente los intentos de Estados Unidos y otros países de evitar que Asad se presente a la reelección. El viceministro de Exteriores iraní, Husein Amir-Abdolahian, dijo el domingo a los medios estatales que en las conversaciones en Viena, Irán “hizo hincapié inequívocamente en que sólo el propio Asad puede decidir si participa o no en las elecciones”.
Esta postura parece apuntar a una incipiente fisura en la alianza entre Irán y Rusia respecto a Siria, ya que Moscú se ha mostrado más abierto a aceptar un acuerdo que bloquee la participación de Asad en unas eventuales elecciones.
--Jay Solomon en Washington contribuyó a este artículo

No hay comentarios: