Google+ Followers

lunes, 1 de agosto de 2016

El petróleo se hundió un 3,7% y rozó u$s 40 por barril

El petróleo en Estados Unidos cayó el lunes por debajo de los 40 dólares por vez primera desde abril, mientras los precios de los dos referenciales cedieron cerca del 4% por un alza de la preocupación sobre un exceso de producción pese al periodo veraniego boreal, de mayor demanda de combustible.

El petróleo West Texas Intermediate (WTI) se hundió hasta los 38,86 dólares por barril, su menor nivel desde el 20 de abril, antes de cerrar a 40,06 dólares por barril, una caída de 1,54 dólares, o un 3,7 por ciento.

El Brent, en tanto, bajó 1,39 dólares, o un 3,2 por ciento, a 42,14 dólares por barril, tras operar en un mínimo de sesión de 41,87 dólares.

El desplome de casi 15% del petróleo en Estados Unidos en julio, la mayor pérdida mensual en un año, provocó también una liquidación al inicio de las operaciones de agosto.

El declive del lunes en los precios del crudo se produjo también después de que Marathon Petroleum cerró este fin de semana de forma inesperada su unidad de crudo y una división asociada en su refinería de Robinson, Illinois, de 212.000 barriles por día, según una fuente. La causa y duración del corte no estaban claros.

Un sondeo de Reuters difundido el viernes indicó que la producción de petróleo de la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP) podría alcanzar en julio su punto más alto en la historia reciente, ya que Irak aumentó el bombeo y Nigeria logró exportar volúmenes adicionales de crudo pese a los ataques de militantes a sus instalaciones petroleras.

Arabia Saudita, el mayor exportador del grupo, también mantuvo su producción cerca a niveles récord, según el sondeo, a medida que cubre una elevada demanda interna y se enfoca en mantener su participación de mercado en lugar de reducir los suministros para impulsar los precios.

Las compañías de perforación estadounidenses, en tanto, sumaron 44 plataformas en julio, el máximo para un mes desde hace dos años, mostraron datos de la firma de servicios petroleros Baker Hughes. Esta situación intensificó los temores a un nuevo aumento de la producción global hasta niveles inmanejables, como en 2014-2015.

No hay comentarios: