Google+ Followers

domingo, 28 de agosto de 2016

Alemania se prepara para recibir otros 300 mil refugiados

DW/ El jefe de la Oficina Federal de Migración adelantó que “si llega más gente, vamos a estar ajustados”. Reconoció que la integración ha sido muy difícil.


En una entrevista con el dominical Bild am Sonntag, el presidente de la Oficina Federal de Migración de Alemania, Frank-Jürgen Weise, dijo que el país podría recibir hasta unos 300 mil refugiados más en el curso de 2016, que se sumarían al millón que llegó en 2015. El funcionario, que también dirige la Agencia Federal de Empleo, reconoció que si “llega más gente, vamos a estar ajustados”, pero expresó su esperanza de que lleguen “menos de 300.000”.
Weise aseguró que las autoridades realizan preparativos “para recibir entre unos 250.000 y 300.000 refugiados”, una cifra que supone un retroceso de más de dos tercios con respecto al año pasado. El funcionario advirtió que la integración de los solicitantes de asilo en el mercado laboral alemán será una tarea ardua. “Tomará mucho tiempo y costará mucho”, reconoció, pero agregó que sus oficinas hacen “todo lo posible para insertar a la gente en el mercado laboral lo más rápido posible".
Cerca de un 70 por ciento de los refugiados está en condiciones de trabajar, “pero una gran parte necesitará ayuda del Estado antes de que los podamos incorporar al mercado”, explicó Weise. “Ha llegado gente capacitada, pero los números son bajos. Estimo que aproximadamente son un diez por ciento. Y hay un 40 por ciento que no tiene formación profesional, pero cuenta con alguna experiencia práctica”, señaló.
No habrá milagro
Pese a que los costes y beneficios del flujo migratorio son difíciles de cuantificar, los pronósticos optimistas del año pasado fueron relativizados, fundamentalmente debido a la baja capacitación de muchos de los recién llegados. “No habrá un segundo 'milagro económico' gracias a los refugiados”, sentenció Clemens Fuest, presidente del instituto económico Ifo en alusión a la recuperación económica que protagonizó Alemania tras la Segunda Guerra Mundial, también con la ayuda de inmigrantes del sur de Europa y de Turquía.
También hubo críticas desde dentro de la coalición gobernante. El vicecanciller y presidente del Partido Socialdemócrata (SPD), Sigmar Gabriel, sostuvo que la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de Merkel “subestimó el desafío”. Gabriel aseguró que “siempre dijimos que era impensable que Alemania recibiese a un millón de personas por año” y llamó a crear “condiciones favorables” para los refugiados, porque no basta con decir constantemente “lo lograremos”, agregó.
DZC (dpa, AP, Bild am Sonntag)

No hay comentarios: