Google+ Followers

miércoles, 18 de mayo de 2016

Posible intervención para debilitar el yen



Por TAKASHI NAKAMICHI
Biografía
@takanakaWSJ
Google+ takashi.nakamichi@wsj.com
miércoles, 18 de mayo de 2016 
TOKIO (EFE Dow Jones)--Japón podría tener una dura respuesta de Estados Unidos si intenta debilitar el yen de forma artificial, dijo el miércoles un asesor del primer ministro nipón, Shinzo Abe, aludiendo a las objeciones del banco central estadounidense y la Casa Blanca a la posibilidad de una intervención directa en el mercado por parte de Tokio.

El comentario del profesor emérito de la Universidad de Yale Koichi Hamada se produce tras los encontronazos entre el Ministerio de Finanzas japonés y el Departamento del Tesoro estadounidense sobre la política del yen, lo que pone de relieve la tensión entre la primera y la tercera economías del mundo.

Tokio ha repetido su amenaza en las últimas semanas de intervenir en los mercados para frenar la escalada del yen, que está pesando notablemente en las exportaciones del país, pero Washington ha dejado claro que no tolerará dicha actuación. En las circunstancias actuales, si Japón interviniera en el mercado de divisas para contener el avance del yen, podría tener “consecuencias considerables” en sus relaciones con Estados Unidos, afirmó Hamada en una entrevista reciente con The Wall Street Journal.

“Intervenir sin dar la debida consideración a las relaciones diplomáticas no sería inteligente”, señaló Hamada. En su opinión, evitar una intervención sería una “apuesta más segura” para Japón, especialmente si no puede alcanzar un acuerdo para que Estados Unidos se quede tranquilo, agregó.

Hamada es uno de los artífices de las estrategias de Abe para fomentar el crecimiento lanzadas en 2013 y tiene contactos con numerosos cargos estadounidenses. Japón no ha intervenido en los mercados de divisas desde finales de 2011, cuando el Tesoro estadounidense reprendió duramente las intervenciones llevadas a cabo por Tokio ese año y en 2010. El Ministerio de Finanzas japonés dicta la política sobre el yen.

Hamada percibe un cambio de actitud en Washington respecto a la Abenomía. Al comienzo de los esfuerzos de Abe para espolear el crecimiento en Japón, las autoridades estadounidenses miraron a otra parte cuando se depreció el yen como resultado de la introducción de esa política, probablemente porque “querían proporcionar ayuda a Japón, que estaba intentando volver a ponerse en pie”, indicó. “Pero podrían haber dejado de tener esa actitud”.

Detrás del cambio de postura de Estados Unidos podría estar “una sensación de incertidumbre tanto en Estados Unidos y Japón sobre las perspectivas de sus economías”, señaló Hamada. “Recientemente, me reuní con algunos miembros de la Reserva Federal y me dieron la impresión de que la Fed considera la debilidad del yen (...) como una carga para la economía estadounidense. Se oponen [a una intervención con ventas de yenes por parte de Japón] porque quieren abandonar” su política monetaria relajada...

No hay comentarios: