Google+ Followers

sábado, 21 de mayo de 2016

EMPRESAS: o se transforman a digital o mueren


Finanzas.com- Francisco Vázquez es arquitecto y presidente de Grupo 3g office, una compañía multinacional de servicios de consultoría, ingeniería y arquitectura corporativa, y organizadora de Workplace Conferences, unos encuentros internacionales que se celebran este año en 18 capitales del mundo y que el 12 de mayo tuvieron lugar en Madrid. Bajo el lema 'Beyond 2020' se analizó cómo serán los espacios corporativos y el trabajo más allá de 2010.
¿Qué objetivos se proponen lograr con Workplace Conferences?
Profundizar en temas como la transformación digital y los cambios que generará en los espacios de trabajo. Se trata de conferencias disruptivas en las que expertos analizan lo que está pasando en el mundo con relación a la digitalización. Queremos agitar el árbol, hacer pensar a los directivos que acuden a las conferencias en la necesidad de iniciar un proceso de transformación digital en sus empresas.
¿Detectan que los empresarios se interesan más por estos cambios?
Los empresarios, en general, están en su día a día y así es muy difícil pensar en cosas nuevas. Pasa el tiempo y dejan para más tarde cosas que deberían hacer ya. Tratamos de hacerles reflexionar para que vean que fuera de su compañía se están produciendo cambios importantísimos en el mundo digital y que tienen que adaptar sus compañías a estos cambios. Tienen que transformarse al mundo digital porque si no les pasará lo que a Kodak, sus empresas desaparecerán. Muchas empresas no reaccionan a tiempo y no adoptan nuevos modelos, y cuando quieren actuar ya es tarde.
En Workplace Conferences se ha hablado mucho sobre la primera generación digital nativa, los millennials, que ocuparán puestos de responsabilidad en la empresa en la próxima década. ¿La irrupción de esta generación en el empleo supondrá cambios en la cultura organizativa de las empresas y en los espacios laborales?
Muchos. En 2020 los millenials serán el 50 por ciento de la población activa y harán que cambien muchas cosas. Ellos trabajarán por proyectos en aquello que les apetezca, buscarán la felicidad en el trabajo, trabajarán no solo por dinero sino para aprender y socializarse, y demandarán un espacio de trabajo muy distinto a los de ahora. El millennial no se 'casa' con nadie. Puede trabajar a la vez para tres compañías y su talento será muy codiciado por las empresas. Para atraerlo tendrán que cambiar y adaptar sus espacios de trabajo a ellos. Exigirán espacios atractivos con tipologías distintas: salas con sofás, cafeterías, hamacas, salas informales, patios e, incluso, puestos de trabajo tradicionales, para elegir en cada momento el mejor ambiente para desarrollar su actividad.
¿Las nuevas tecnologías acabarán con la oficina tradicional?
Totalmente. La oficina viene de la fábrica, del trabajo-lugar. Se iba al trabajo porque es donde estaba la maquina con la que se realiza el trabajo y cuando no se estaba en él no se trabaja. El gran cambio que ha producido la tecnología en los espacios de trabajo es que, por primera vez, trabajo es actividad y no un lugar. Ese cambio es tremendo. Hoy la tecnología es móvil, lo quieran o no las empresas. El concepto de oficina como lugar de trabajo desaparece y se trabaja en cualquier lugar. Ya no necesitas un lugar de trabajo para realizar tu trabajo, pero aquel que no pueda trabajar fuera de la oficina podrá tener un espacio en ella. Se trata de que cada uno tenga su espacio y pueda elegir.
¿También se terminará con el presentismo laboral?
Sí. El presentismo viene también de la revolución industrial, cuánto más tiempo pases delante de una máquina más produces. Hoy la producción no está ligada a eso y alguien puede producir una idea de éxito en la bañera. La productividad hoy no va ligada a unidades producidas por tiempo sino a conceptos ligados a creatividad, innovación y búsqueda de nuevas soluciones.
Hablar de espacios de trabajo diseñados para la felicidad, ¿no parece un poco utópico ante la realidad empresarial y laboral que vive España?
Es un cambio que se está produciendo y que se va a producir sí o sí. Todas las compañías van a transitar a un modelo de trabajo flexible, con tecnología para trabajar donde se quiera, aunque aún son pocas las que lo hacen. Lo que está claro es que las empresas tienen dos opciones: o emprenden una transformación digital o desaparecen. Todas las compañías del Ibex-35 están tomando iniciativas dirigidas a la transformación digital. De hecho, a las conferencias han venido los directores de innovación de Endesa y Repsol. Cargos que dentro de las organizaciones están empujando del carro.
¿Cómo influye crear un espacio de trabajo adecuado en la productividad de los trabajadores y en la obtención de beneficios por parte de las empresas?
El empresario tiene que ver un incentivo económico a muy corto plazo porque la transformación digital cuesta dinero. O ven un beneficio o la atrasan. Cuando transformas una oficina tradicional a un espacio corporativo digital reduces un 50 por ciento el espacio, con lo que te ahorras un 50 por ciento de alquiler y de energía. Esto supone 500 euros de ahorro por metro cuadrado al año, lo que significa que si tienes 10.000 metros, te transformas digitalmente y te pasas a 5.000 metros, ahorrarás dos millones y medio todos los años de costes recurrentes operativos. Este es el incentivo más rápido y más palpable, porque son dos millones y medio que tengo para comprar tecnología o para hacer obras. Teniendo en cuenta solo el ahorro de espacio, la transformación digital tiene un retorno de entre 12 y 14 meses. Además, si diseñas un espacio corporativo digital en función de lo que la gente hace y hacemos un espacio para acoger esa actividad, ese espacio mejorará la productividad.
¿Qué empresas están adaptando en España estos conceptos en sus espacios de trabajo?
La mayor parte de las grandes empresas, Microsoft fue pionera. Uno de los ejemplos que se presentó en la conferencia fue Endesa que ha creado un espacio llamado 'coworking' corporativo, que siempre está lleno y todo el mundo quiere trabajar en él. Telefónica también está en ese proceso de transformación igual que Santander. Ahora estamos haciendo un proyecto para bancopopular-e, el banco digital del Popular. Hay mucha ebullición. A la conferencia se apuntaron 400 personas porque hay interés en lo que está pasando, ya que, como he dicho antes, el trabajo se ha convertido en una actividad, ya no es un lugar.

No hay comentarios: