Google+ Followers

sábado, 9 de abril de 2016

Museo Británico debería pedir más donaciones a British Petroleum

LONDRES (Reuters) - Una gran petrolera podría tener que empezar a pagar una prima por asociar su nombre al de la cultura británica.

El Museo Británico (British Museum) se encuentra en la línea de fuego de activistas contra el cambio climático como la estrella de cine Emma Thompson por tener como patrocinador corporativo a BP.
Para la institución londinense, el coste de aceptar el patrocinio del grupo petrolero se ha incrementando. Y por si fuera poco, no es que BP esté siendo muy generosa.
BP no desvela exactamente cuánto da al Museo Británico y se limita a señalar que sus donaciones a esta y otras tres grandes instituciones británicas suman 2,8 millones de dólares.
Podemos asumir que este museo situado en el barrio de Bloomsbury y que alberga tesoros y reliquias de todo el mundo recibe cerca de 700.000 dólares al año.
Teniendo en cuenta que los fondos públicos van muy justos, una cantidad así puede parecer generosa, sobre todo teniendo en cuenta que la petrolera está enfrentando los bajos precios de las materias primas y todavía sufre los efectos del desastroso derrame de la plataforma Deepwater Horizon en el golfo de México en 2010.
Pero no hace falta ser Indiana Jones para ver que el botín es menos valioso de lo que parece. La cantidad representa menos del 1 por ciento de los 85 millones de dólares que BP inyectó en proyectos de comunidades de todo el mundo en 2014.
Y tampoco parece que la empresa sea mucho más generosa que sus rivales. Según Charities Aid Foundation, las grandes empresas cotizadas británicas integradas en el índice FTSE 100 asignaron de media un 1,9 por ciento de su beneficio antes de impuestos en 2014, o el 0,25 por ciento de sus ingresos.
Para llegar a esta media antes de impuestos, BP tendría que invertir otros 9 millones de dólares.
BP está a punto de concluir una relación de largo plazo con la Tate, la importante galería británica, a la que donó 3,8 millones de libras a lo largo de 17 años. Pero obtiene beneficios tangibles de la misma y de sus otras asociaciones con el arte: ya sea a través de pases privados, cócteles o simplemente por el hecho de que la cultura puede limar los ásperos vértices del capitalismo.
Lo mismo pasa con Deutsche Bank, el principal sponsor de la feria de arte Frieze, y con Credit Suisse, patrocinador de la National Gallery.
Las petroleras están siendo vapuleadas por el desplome de los precios del petróleo. Pero si al nuevo director del Museo Británico, el historiador alemán Hartwig Fischer, le gusta regatear, podría conseguir más recursos para su principal cometido: montar grandes exposiciones.
CONTEXTO
- Casi 100 personalidades públicas, entre ellas la experta en primates Jane Goodall, la actriz Emma Thompson y el responsable económico del partido laborista, John McDonnell, pidieron al nuevo director del Museo Británico que dejará de tener a BP como patrocinador en una carta escrita al diario The Guardian el pasado 3 de abril.
- Para ver la carta al Guardian: bit.ly/1SvLMz2

Nota: La autora es columnista de Reuters Breakingviews. Las opiniones expresadas son propias

No hay comentarios: