Google+ Followers

jueves, 14 de abril de 2016

API Economy > De las plataformas cerradas a las abiertas

La Economía API (Application Programming Interface) es un término genérico para definir cómo estos componentes de software (los API) pueden afectar al modelo de negocio de una empresa. Hasta hace muy poco tiempo el término "API" se ha utilizado por especialistas y profesionales para definir marcos de referencia de programación y conexión con plataformas de software.
Ejemplos pueden encontrarse en las APIs de Facebook que dan acceso a algoritmos de búsqueda social (OpenGraph); al look & feel de Facebook para construir aplicaciones sociales o incluso a los datos agregados de los eventos que gestiona la plataforma.  A principios de este año 2016, Googleha abierto APIs de su sistema de Inteligencia Artificial Tensorflow.  Otras empresas, comoSalesforce.com fundamentan su estrategia competitiva, desde hace años, en el desarrollo de mercados de aplicaciones y Apps a través de sus API y sus servicios Cloud.   
Como he venido argumentando en este blog, el software es hoy en día un negocio con su propio lenguaje económico. Se estima que la API Economy generará 2,2 billones de dólares en 2018[i] y que el número de empresas que abran parte de sus plataformas mediante API crecerá al 150% anual[ii]. Se estima que en la actualidad existen un millón de APIs.
La API Economy está en la agenda digital de algunas organizaciones "no tecnológicas" incluidos algunos bancos, como la iniciativa recientemente presentada por el BBVA: la Open API Market. Esta evolución sugiere que algunas empresas están entendiendo que la transformación digital es un cambio hacia ser una empresa con características tecnológicas, interpelando a la lógica económica y de recursos de su modelo de negocio.
Creación de Estándares
Según mi opinión, dicha apertura puede tener varias dimensiones de diseño como muestro en la figura. La primera es la creación de un ecosistema mediante la bajada de los costes de acceso a tecnología a desarrolladores. Con esto, la empresa gana velocidad de desarrollo y "time to market".Puesto que un ecosistema de desarrolladores es por definición global, pueden encontrarse zonas donde los costes sean mucho más competitivos. Si se genera la masa crítica suficiente (como la inmensa red de desarrollo Top-Coder de Facebook o el ecosistema de Salesforce.com) la ventaja estratégica es la capacidad de generar un estándar de facto por lo que se pasa a controlar el marco de los desarrollos y la distribución de las aplicaciones.  Por tanto, las empresas que desarrollen con las API de la gran plataforma, se encuentran con barreras de salida cada vez mayores si forman parte del ecosistema. A cambio, como he comentado, pueden acceder a tecnología punta y particularizar en soluciones verticales a mucha mayor velocidad.
Apertura hacia los clientes
La segunda dimensión es la apertura de la plataforma al mercado. Abrir una plataforma puede ser un movimiento de creación de nuevos mercados. Debe plantearse hasta qué punto la plataforma será también abierta para algunos tipos de clientes con más capacidad innovadora, como en Open Source. Por ejemplo, Cyanogen, una empresa "Unicornio" de Silicon Valley ofrece interfaces basados en el sistema Android para que sus clientes personalicen su móvil.  Esto significa que su estrategia es ofrecer Android de forma totalmente abierta. Dentro de la estrategia de Cyanogen está el ecosistema emergente de terminales en China. 
                       
                                      Figura: Las dimensiones de una plataforma abierta
Criterios de diseño y "Delivery"
La tercera dimensión afecta a la forma de distribuir aplicaciones. ¿Se ofrecerá un "software as a service" o "platform as a service"? ¿Se ofrecerán "micro-servicios"? ¿Cómo se planteará el soporte y formación al ecosistema? Finalmente, la última dimensión interpela a los criterios de diseño de la plataforma (arquitectura), el gobierno de los datos y la propiedad intelectual de los desarrollos.  Nos referimos a cómo se planteará la absorción de valor. ¿Se liberarán licencias? ¿Se gestionarán patentes cruzadas? Si es así, ¿Desde que país o contexto legal se gestionarán estos procesos? De igual forma, deberá atenderse cómo se aplicarán políticas de seguridad para mantener la integridad de la plataforma.
Una vez definida la estrategia en tecnología, tendremos que pensar en la lógica del modelo de negocio  y sus dimensiones económicas ¿Qué propuesta de valor ofrecemos a todos los actores del ecosistema? ¿Qué grado de competencia vamos a encontrar? Me refiero a la competencia con otras posibles plataformas (que también tendrán sus API's) y en los diferentes tipos de mercado a los que pretendamos dirigirnos.
El gobierno de la plataforma abierta
Por tanto, abrir una plataforma puede reducir los costes y riesgos de innovación mediante la creación de ecosistemas de desarrolladores. Esto es algo de sobra conocido, pero de muy difícil ejecución. En segundo lugar, puede ser una señal de creación de nuevos mercados, incluidas las acciones de "invasión" hacia otras industrias, más allá de los mercados tradicionales que la empresa esté atendiendo.
La apertura debe contemplar las medidas de gobierno de ecosistemas para capitalizar la "red" de conocimiento que se genere. Gobernar un ecosistema es algo muy distinto que una empresa de producción lineal (que se expresa mediante una "cadena de valor"). Hablamos por tanto de know-how, redes y relaciones, no de "cadenas".  Por ello este tipo de iniciativas estratégicas requieren formas de liderazgo muy diferentes que las que se han requerido para controlar cadenas de montaje.
Una red de conocimiento y tecnología se gobierna desde valores y formas de actuación más colaborativas y basadas en las jerarquías del conocimiento.  Esto es así, porque el reto es convertir el conocimiento en fuentes de ingresos mientras se controlan los costes de coordinación del ecosistema. Finalmente debe considerarse una estrategia competitiva en todas las dimensiones planteadas. Una auténtica revolución digital.

No hay comentarios: