Google+ Followers

domingo, 3 de julio de 2016

Bruselas analiza penalizar a España por exceso de gasto público

ABC.es / La decisión que ha de tomar la Comisión Europea sobre si sanciona a España por no haber tomado acciones efectivas para luchar contra la desviación del déficit público no podrá tener lugar sin interferir con el proceso de negociaciones para formar Gobierno. 

Aunque la Comisión Europea decidió aplazarlo todo -de forma que fue muy criticada por los servicios jurídicos del Consejo- a causa de la campaña electoral, el expediente no puede volver a dejarse en suspense y este martes en su reunión ordinaria, que tendrá lugar en Estrasburgo, los comisarios tienen previsto constatar que España ha violado las reglas. Sin embargo, según fuentes gubernamentales europeas, la decisión final sobre qué tipo de sanción y de qué cuantía se reserva «para el último momento» que según el calendario del procedimiento puede ser en los primeros días de agosto o la última semana de julio. Por ahora no ha sido posible detectar en los medios comunitarios ningún síntoma de que el trauma del Brexit vaya a influir en el proceso de las posibles sanciones a España o a Portugal.

Dentro de la Comisión hay distintas sensibilidades entre los comisarios y se espera que en la reunión de este martes, cuando el vicepresidente Valdis Dombrovskis, encargado del euro, y el comisario de Asuntos Económicos Pierre Moscovici presentarán sus conclusiones en Estrasburgo seguramente se apreciará que ni siquiera entre ellos plenamente de acuerdo. De todos modos, fuentes directas del colegio de comisarios confirmaban ayer mismo que en el ambiente está la necesidad de lanzar el mensaje de que las reglas del pacto de estabilidad son respetadas por todos los actores políticos. El papel del comisario español, Miguel Arias Cañete, no ha quedado claro a lo largo del debate.

La decisión de la Comisión, que según los expertos no puede ser otra que la constatación de que no ha habido una acción efectiva para limitar la desviación del déficit público en 2015, no es en todo caso el final del proceso. Después le corresponde al Ecofin, la reunión de ministros de economía y finanzas de toda la UE, decidir si a la luz de esa constatación deben aplicarse las sanciones. Ese Ecofin se celebrará el día 13 en Bruselas y allí, otra vez, los países tienen diferentes sensibilidades. Por lo que se ha podido escuchar en círculos políticos de la nueva presidencia eslovaca, el Gobierno de Bratislava va a llevar la discusión hacia terrenos de cierta severidad.

Alemania, sin embargo, ha hecho saber que prefiere buscar un equilibrio entre el necesario respeto a las reglas y la protección de la recuperación de la economía española.

España tendrá la ocasión de decir cuales son las acciones que piensa llevar a cabo para corregir la desviación, aunque se trata de una situación doblemente inédita porque es muy probable que el representante español será un ministro en funciones.

No hay comentarios: