Google+ Followers

miércoles, 15 de junio de 2016

Salvación para Japón es un perdón deuda pública por su Banco Central

(OroyFinanzas.com) – El inversor billonario Bill Gross, exfundador de PIMCO, ha declarado que el único camino para que el Gobierno de Japón pueda resolver la montaña de deuda acumulada que tiene es que el Banco Central de Japón adquiera la deuda pública japonesa y perdone el pago. Es un escenario posible que podría realizarse de la misma forma en otras zonas monetarias como las del euro o el dólar.


En un análisis de la semana pasada explicábamos el peso que tienen los balances de los principales bancos centrales en relación a sus economías:

“Los bancos centrales del mundo han recurrido a todo tipo de instrumentos y políticas monetarias no convencionales para intentar controlar la crisis financiera que se lleva expresando de diferentes formas desde 2008. El balance de la Fed (el Banco Central de Estados Unidos-Reserva Federal) equivalía al 6% del PIB nominal en 2008 y en la actualidad es del 25%. Esto significa que el balance de todos los activos que ha acumulado la Fed corresponde al 25% de todo el valor que genera la economía estadounidense todos los años. El Banco Central Europeo-BCE ha pasado en ese ratio del 13% al 26% para el PIB de la Eurozona en el mismo periodo. El Banco Central de Japón, por su parte, que está en otro planeta monetario completamente diferente, ha aumentado su peso en relación al PIB desde el 22% al 77% de la economía japonesa.”

Japón es el país con el mayor peso de deuda pública del mundo y con una economía que lleva dos décadas estancada, a pesar de los esfuerzos de estimular la economía del gobierno con tipos bajos o incluso negativos. El Banco Central de Japón ya tiene en su balance más de 1/3 parte de la deuda pública japonesa y puede que siga comprando para apoyar el crecimiento según Bill Gross. Gross explica que el Banco Central de Japón podría acabar con toda la deuda japonesa o decirle al Gobierno de Japón que se extiende la deuda para otros 50 años con un tipo del 0% eliminando de esta forma el compromiso del Gobierno de Japón. Las consecuencias para el yen, el nivel de ahorro y el sector privado serían drámaticas y a eso se suma el desequilibrio demográfico de Japón.

“Japón es una buena imagen para el resto del mundo en 5 o 10 años […] Los bancos centrales seguirán comprando deuda, mantendrán los tipos bajos y finalmente el Ministerio de Finanzas no les deberá nada.” según Gross.

Gross también defiende que los bancos centrales han llegado al límite de sus posibilidades para estimular la economía, con los tipos llegando a niveles negativos en algunos países y que los gobiernos necesitan empezar a gastar de nuevo para compensar la falta de inversión privada y que se deberían subir los tipos para restablecer la confianza de los inversores.

No hay comentarios: