Google+ Followers

sábado, 16 de abril de 2016

Mercado de bonos en Libras Esterlinas/ ANALISIS

El temor a un 'Brexit' encarece las emisiones frente al euro/

La libra esterlina, la moneda de su Majestad ha tenido bajas. La moneda de curso legal más antigua del mundo ha descendido frente al dólar e incluso frente a un recién nacido: el euro. Aunque continúa manteniendo un privilegio: ser la moneda del Mundo de mayor valor frente a cualquier divisa pese a sus recientes bajas.
Ello no obstante impacta en el mercado corporativo de bonos, donde el volumen de emisión en libras esterlinas se ha reducido a la mitad desde 2012, hasta el punto de que su cuota sobre el resto de divisas fue el año pasado la más baja de la historia. La caída es tan abrupta que ha llamado la atención del Banco de Inglaterra o, al menos, del blog de la institución, que ha sido el encargado de proporcionar los datos que muestran el declive.
Pero el banco central no es el único que está poniendo el foco en esta situación. La posibilidad de que Reino Unido abandone la Unión Europea (conocida como Brexit) abre un interrogante más sobre el futuro del mercado de bonos en libras para varios expertos.
«La libra puede estar perdiendo el favor de las compañías a la hora de elegir la divisa en la que quieren endeudarse cuando emiten bonos», resalta el blog del Banco de Inglaterra. El problema principal es que algunas de las razones que están detrás de este hecho son estructurales. Y eso significa que «el mercado de la libra puede no volver a brillar», sentencia David Elliot, experto de la división del mercado de libras del Banco de Inglaterra.
La inquietud no se queda ahí. La duda ya no es tanto si volverá el brillo, sino si será capaz de sobrevivir. «Algunos de los expertos contactados han expresado su preocupación sobre la viabilidad a largo plazo del mercado de bonos en libras esterlinas», constata el informe.
El razonamiento es sencillo y habla de una espiral a la baja en el volumen de emisiones de compañías no financieras tanto británicas como extranjeras que lleve a un deterioro de la liquidez. Eso implicaría que los inversores pedirán una prima que les compense por el riesgo de no poder vender los bonos cuando lo necesiten, lo que elevará los costes y empujará a las compañías a emitir en otras divisas, lo que drenará todavía más liquidez.
El blog del Banco de Inglaterra cita varias explicaciones a este fenómeno. Una de ellas es el cambio en la base de inversores que tradicionalmente han comprado deuda en libras. Otra es el auge de la moneda única.
El antaño mercado estrecho y poco líquido de la deuda en euros ha evolucionado hasta convertirse en un importante competidor tanto en los plazos más cortos como en los más largos, hasta hace poco dominados por la libra. En parte, hay razones coyunturales para ello, como el programa de compras del Banco Central Europeo. Los diferenciales están cayendo, lo que implica que las empresas pueden emitir en euros más barato y eso alienta las colocaciones, lo que eleva la liquidez. Pero no es la única explicación. También hay factores estructurales, como la regulación.
«El mercado de deuda en euros a largo plazo ha alcanzado una masa crítica», dice el experto del Banco de Inglaterra. «Ese círculo virtuoso puede erosionar la ventaja comparativa tradicional que ha tenido la libra».
El Banco de Inglaterra no está preocupado por las grandes compañías: siempre pueden salir a mercados en otras divisas y contratar coberturas para protegerse de las fluctuaciones de esas monedas frente a la libra. Las compañías pequeñas son otra cosa, sobre todo porque la regulación bancaria hace que los costes para ellas de un swap sean muy elevados, sobre todo para las de menor calificación crediticia.
El blog del Banco de Inglaterra se cuida mucho de hacer referencia alguna a la posibilidad de que Reino Unido abandone la Unión Europea o de si hay algún efecto Brexit en la caída de volumen que describe, pero otros lo hacen por él.
«El diferencial de precios entre los bonos denominados en euros y en libras se ha más que duplicado en lo que va de año», constata la firma de servicios financieros Markit. Los índices de deuda corporativa se han encaredido más de un 33% en los últimos dos meses, hasta alcanzar su nivel más alto en tres años y medio «porque el mercado de bonos exige primas cada vez más elevadas para comprar deuda corporativa en libras ahora que Reino Unido está valorando su relación con la Unión Europea», añade.
No hay discriminación entre sectores o compañías: la subida es generalizada y se convierte en una inquietud más que añadir a las preocupaciones del Banco de Inglaterra por mucho que el miedo al Brexit pueda ser coyuntural.

No hay comentarios: