Google+ Followers

martes, 29 de marzo de 2016

Resolver cuestión Malvinas es una obligación internacional/ Análisis

Por Susana Salvador – Diario de Noticias, Lisboa

Entrevista al jurista argentino Marcelo Kohen, profesor de derecho internacional en el Instituto de Estudios Internacionales en Ginebra

En 2013, los habitantes de las Islas Malvinas (Falkland) dijeron en un referéndum que querían mantener la relación con el Reino Unido. ¿Por qué Argentina no acepta este resultado y sigue reclamando la soberanía?


El referéndum fue organizado por el gobierno británico para que los británicos decidiesen que el territorio sigue siendo británico. No fue un referéndum organizado y supervisado por las Naciones Unidas, como en Timor Oriental, donde había un pueblo con derecho a la libre determinación, donde hubo un referéndum que contó con la participación y supervisión de la ONU. Aquí es lo contrario. El único propósito del referéndum era convertirse en una herramienta de propaganda para mantener la situación colonial.

¿Los habitantes de las Malvinas no tienen derecho a la autodeterminación?

No, porque no es lo que la ONU considera una situación colonial particular. En las Malvinas no hay un pueblo sometido a la dominación colonial, como en otras partes del mundo donde hubo un proceso de descolonización. En el caso de las Malvinas, la víctima de la acción colonial fue Argentina.

No ha habido nunca una población original. Argentina gobernó las islas como sucesora de España, después de la proclamación de la independencia en 1810. En 1833, el Reino Unido expulsó a Argentina e instaló su propia población, con una política de migración controlada y negándose a resolver el conflicto. Actualmente tiene 2840 habitantes, pero el 40% de la población llegó a las islas hace menos de 10 años. Y ese porcentaje es siempre igual en cada nuevo censo. Afirmar que este es un pueblo con derecho a la libre determinación, me parece que se está abusando de un principio jurídico fundamental. Es una paradoja. Aquella que fue la potencia colonial más fuerte, que se negó a reconocer el derecho a la libre determinación como principio jurídico, ahora quiere manejar la autodeterminación para perpetuar esta situación colonial.

¿Este es el argumento de la Argentina emplea para solicitar el diálogo?

Lo que Argentina pide es que haya negociaciones. La Asamblea General de la ONU decidió que la manera de resolver la situación es la solución de la cuestión de la soberanía. Lo que la ONU dijo y que Argentina aceptó, es tener en cuenta los intereses de los actuales habitantes.

Pero no aceptaron el referéndum…

Aceptar los intereses de los habitantes no significa permitir que los súbditos británicos sean árbitros en el conflicto entre Gran Bretaña y Argentina. La jurisprudencia de la Corte Internacional de Justicia dice que en disputas territoriales, debemos respetar los derechos humanos de los pueblos, los derechos adquiridos, la propiedad, pero el tribunal no dice que los habitantes puedan decidir. La idea seductora es decir que ellos son las personas que deben decidir, pero es necesario conocer la realidad de la situación. Hay muchos otros ejemplos en los que los habitantes no podían decir nada. Por ejemplo, en Hong Kong. El Reino Unido negoció la entrega del territorio a China sin preguntar a sus cinco millones de habitantes si lo deseaba.

Si Argentina no hubiera invadido en 1982, ¿la situación sería diferente?

El uso de la fuerza por parte de la dictadura militar argentina fue ilegal, contraria al derecho internacional. Es necesario resolver los conflictos por medios pacíficos. El uso de la fuerza fue ilegal, pero eso no tiene ningún impacto en la cuestión de fondo de la soberanía. Hay muchas personas que dicen: perdieron la guerra, por lo que se acabó. Pero no estamos en el siglo XIX. La guerra no resuelve los conflictos. La guerra no cambió la situación, por lo que unos pocos meses después de terminar, la ONU dijo una vez más que era necesario negociar, como lo ha venido haciendo durante 50 años. En la práctica, por supuesto que dificultó la situación, pero no se puede usar como una excusa. Porque si el gobierno británico estaba disponible para hablar antes, con el régimen militar, ¿por qué no negociar ahora con un gobierno democrático? Además, existe un compromiso unánime entre todos los partidos argentinos y no existe la más mínima amenaza de una nueva acción militar por parte de Argentina. Sin embargo, el gobierno británico mantiene una base militar, donde se calcula que hay unos 1.500 soldados.

¿Espera algún cambio del Reino Unido?

Argentina cuenta con el apoyo de casi todo el mundo pidiendo que haya una resolución sobre la cuestión de la soberanía. Es una obligación internacional, no es un capricho del gobierno argentino. Mientras el Reino Unido no acepte negociar o proponga otra manera de solucionar la situación, está violando su obligación de resolver. Esperamos que, más temprano que tarde, un gobierno británico cumpla esta obligación.

Debido a que el argumento de los británicos es: negociar sólo cuando los isleños nos pidan negociar, es una excusa para no solucionar la situación Es la típita posición de fuerza. Quién está en el territorio puede usar todos los argumentos para evitar la resolución del problema, ya que controla la situación. Lo que Argentina lleva acabo no es una política de la fuerza sino a favor del derecho, de que existe la obligación de resolver el conflicto y es necesario sentarse a conversar.

PERFIL
Marcelo Kohen nació en Rosario, Argentina,en 1957 y reside en Suiza. Es profesor de Derecho Internacional y de Desarrollo del Instituto de Estudios Internacionales de Ginebra. Secretario General del Instituto de Derecho Internacional. En 1997 recibió el Premio Paul Guggenheim en el trabajo “Posesión impugnada y soberanía territorial.” Tiene cuatro hijas y dos nietos. Consultor de diversos gobiernos en cuestiones de derecho internacional, en particular en relación con los conflictos internacionales y cuestiones territoriales y marítimas, argumentó varios casos ante la Corte Internacional de Justicia. Fue orador en la conferencia “El Derecho de los Pueblos a la Autodeterminación: la Cuestión de las Islas Malvinas”, realizada en el Instituto Universitario de Lisboa. 15.10.15

No hay comentarios: