Google+ Followers

sábado, 14 de noviembre de 2015

El euro marcha hacia la paridad con el dólar

La presión bajista sobre el euro sigue mandando en el mercado de divisas. Ayer mismo, la moneda única estuvo cerca de perder los 1,07 dólares en otra jornada de caídas que devino en rebote técnico a primera hora de la tarde. El horizonte de la paridad entre el euro y el billete vuelve a ser visible para los traders, aunque está por ver que esta vez sea la buena.

"El euro está lista para hacer una incursión más convincente hacia la paridad que la que hizo a principios de año", explica el analisa Vassilis Karamanis en un análisis que publica Bloomberg. La diferencia ahora, según este experto, es que estamos hablando de una historia con presiones bajistas para el euro y alcistas para el dólar.
El par finalmente ha podido romper el soporte de los 1,08 dólares, lo que no conseguía desde finales de abril, y amenaza el soporte de los 1,0660 dólares como lo hizo a finales de mayo, en una pauta "muy similar", indica Karamanis. En todo caso, este analista vaticina que habrá un fuerte soporte en el entorno de los 1,05 dólares, un poco por encima de los 1,0458 dólares, que son los mínimos anuales.
Lo que resulta innegable es que la caída ha sido muy brusca en muy corto espacio de tiempo, por lo que la sobreventa es importante. De ahí que las opciones de el mercado se de la vuelta sean también elevadas.
Lo que si es cierto es que la retórica del BCE ha cambiado por completo. Hace unos meses, los analistas hablaban sobre la posibilidad de que la institución que dirige Mario Draghi terminara antes de tiempo el programa de compra de bonos soberanos (QE). Ahora, se habla justo de lo contrario, de la casi segura ampliación del mismo. Y a más ofertas de euros, más caídas.
Por el contrario, el discurso de la FED apoya el lado largo del billete verde. El mercado está bastante convencido que Janet Yellen subirá los tipos el mes que viene. De hecho, comienza a asentarse la idea de que el banco central estadounidense está menos preocupado por la fortaleza del billete verde y el posible impacto que puedan tener los shocks internacionales en la economía americana.
El mayor riesgo de que el euro no siga su trayectoria bajista actual está, como no en el BCE. Y es que dada las últimas caídas, Mario Draghi podría sentirse cómodo con el actual tipo de cambio y rebajar su discurso expansivo, decepcionando así a quienes hayan apostado en contra del euro y pudiendo provocar un cierre de cortos.

No hay comentarios: