Google+ Followers

sábado, 24 de octubre de 2015

Fuerte derrumbe del euro ante dólar/ Análisis

El golpe en la mesa que ha dado este jueves el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, desvela un nuevo escenario en la soterrada guerra de divisas que libran los principales bancos centrales del mundo, y en la que diciembre se adivina como un mes completamente decisivo. Podría coincidir una extensión del programa de compra de soberanos junto con la primera subida de tipos en Estados Unidos desde 2006, algo que el movimiento de Draghi hace ahora menos probable. La presión para el euro/dólar será máxima, y podría ir a buscar zona de mínimos, que este año hizo en marzo en 1,0496 unidades. 
EUR/USD1.1017

"Hay un partido de tenis en el mercado de divisas entre la FED y el BCE, que durará por más tiempo", dice Nick Kounis, estratega macro de ABN Amor. Tal y como este experto ve las cosas, la decisión de la FED de no subir tipos en septiembre significó más presión bajista para el dólar contra el euro, lo que a su vez amenazó las perspectivas de inflación de la zona euro, haciendo las exportaciones comunitarias más caras y las importaciones más baratas. Esto forzó a Draghi a decir este jueves que estaba dispuesto a relajar todavía más su política monetaria.
Así las cosas, si Draghi lleva a término sus palabras y actúa el próximo 3 de diciembre, debilitará aún más al euro y fortalecerá al dólar, lo que a su vez condicionará la posible subida de tipos que puede anunciar la FED en el último mes del año. "La señal del BCE hace que la subida de tipos en Estados Unidos sea menos probable, haciendo retroceder al dólar contra el euro y endureciendo las condiciones financieras de Estados Unidos", dice Krishna Guha, analista de la firma Evercore en Washington. 
Pero si los mercados de renta variable continúan con el rally, dice Steve Barrow, de Standard Bank,esto daría a la FED "una cortina de humo" para lanzar la próxima subida de tipos. Tendríamos así un hecho casi insólito. Los dos mayores bancos centrales del mundo tirando en direcciones opuestas en el mismo mes. "Sabemos que las políticas monetarias en Europa y Estados Unidos han sido divergentes, pero dos movimientos de polos opuestos en un mismo mes llevarían las divergencias a un nuevo nivel, y probablemente a nuevos mínimos del euro/dólar", argumenta Barrow. 
En caso de que la FED no diera señales de querer subir los tipos en diciembre, la caída del euro frente al dólar se podría dar la vuelta, forzando al BCE a ser todavía más agresivo para evitar que el euro se fortalezca más de lo deseado. Entonces tendríamos un nuevo episodio en esta guerra de divisas soterrada que libran los grandes bancos centrales. 

No hay comentarios: