Google+ Followers

lunes, 8 de agosto de 2016

Atraso cambiario se profundiza en Argentina (Por A. Monteverde)

¿Es representativo de la economía argentina 2016 un dólar a $15? ¿O es que el dólar a $ 15 refleja no sólo expectativas que se fueron diluyendo sino que no absorbe la inflación notable del 1er. año de Mauricio Macri en el poder? ¿Un dólar a $ 15 garantiza que en la próxima campaña agrícola se liquiden todas las exportaciones en tiempo y forma? ¿Qué sucede con el comercio exterior argentino que no reacciona? Es cierto que la mejora del comercio exterior no puede resultar sólo por la paridad cambiaria (en especial por el impacto de este precio relativo sobre el poder de compra doméstico) pero ¿la paridad cambiaria refleja la realidad de la economía argentina 2016? Esto fue abordado por un fragmento del más reciente informe del estudio Massot & Monteverde:

por AGUSTÍN MONTEVERDE

Urgente24.com // En el mes de junio la balanza comercial tuvo un escuálido superávit de US$ 126 millones, lo que marcó un derrumbe de 56 % frente al obtenido un año atrás.

Las exportaciones descendieron 13 % respecto a igual mes del año pasado; en términos des- estacionalizados, disminuyeron 2,3% respecto a mayo.

La caída interanual fue consecuencia de un descenso de 10,7% en las cantidades y 2,5% en los precios.

Todos los rubros registraron una contracción.

La caída de las cantidades fue liderada por las manufacturas agropecuarias, que decrecieron 14,1%; le siguieron las manufacturas de origen industrial, que se desplomaron 13,1%.

Las cantidades exportadas de productos primarios disminuyeron 5% (al igual que sus precios) y las de combustibles y energía se redujeron 4,1% (y sus precios 17,5%).

Las principales caídas se registraron en las ventas de aceites, con 26,1% (en particular aceite de soja en bruto por la caída de las exportaciones a China); material de transporte terrestre, con una baja de 23,8 % (principalmente por la menor demanda de Brasil); cereales, con un descenso de 22,2% (básicamente maíz en grano, por la disminución del comercio con Indonesia, Arabia Saudita y Egipto); semillas y frutos oleaginosos, que se retrajeron 13,1% (por menores ventas de porotos de soja a Irán, Egipto y Venezuela).

Las exportaciones de hortalizas y legumbres saltaron, en cambio, 64,5% interanual (principalmente porotos a Brasil, Turquía y Argelia); y las de frutas frescas aumentaron 16,2% (limones a España, Rusia y Holanda, y mandarinas a Rusia y Filipinas).

• El valor de las importaciones fue 10,9% al registrado en junio de 2015.

Sin embargo, las cantidades compradas registraron una suba de 2,1%; fue el fuerte descenso de 12,7% en los precios lo que permitió mostrar una reducción algo menor a la baja de las exportaciones (aunque en este caso obedeció a una contracción de las cantidades).

> El descenso de los precios comprendió a todos los rubros de importaciones.

> Las importaciones de piezas de bienes de capital, de bienes intermedios y de combustibles se retrajeron, acompañando el ciclo de la actividad doméstica.

> Crecieron, en cambio, las compras de vehículos automotores, bienes de consumo y bienes de capital.

Los principales socios comerciales siguen siendo China, Brasil y Estados Unidos.

> En las ventas a China se destacaron principalmente los productos primarios y combustibles, mientras que nuestras compras a ese país consistieron en bienes intermedios, y de capital, piezas y accesorios, y bienes de consumo.

> La balanza bilateral con Brasil marcó un déficit de US$ 518 millones.

> En los primeros 6 meses de 2016 —los mejores para la balanza comercial— el superávit apenas alcanzó los US$ 479 millones.

De todas formas, el dato puede considerarse positivo si se tiene en cuenta que en idéntico período de 2015 se registró un déficit de US$ 483 millones.

Las exportaciones decrecieron 2,6% respecto a igual período de 2015.

>  Ello obedeció a una caída en los precios de 9,8% interanual, que fue atenuada por un aumento de 8% en las cantidades.

Los productos primarios aumentaron el valor exportado, gracias a un salto de 21,6% en las cantidades exportadas, que superó a la disminución de 10 % en sus precios; lo mismo ocurrió con las manufacturas agropecuarias, que experimentaron un notable aumento de 17,6% en los volúmenes despachados pese al derrumbe de 11,9 % que sufrieron sus precios.

>  Las ventas de productos industriales se derrumbaron 15,9% en valores, a pesar de haber sufrido un declive menor —5,3%— en los precios unitarios.

>  Las ventas de combustibles y energía se desbarrancaron 30,8% res- pecto a idéntico período del año pasado, como resultado de caídas significativas, tanto en los precios —22,5%— como en las cantidades —10,8%.

Fueron importantes las caídas en las exportaciones de material de transporte terrestre (vehículos con destino a Brasil); semillas y frutos oleaginosos (porotos de soja, por menores compras de China); metales preciosos y sus manufacturas (menores embarques de oro a Suiza y Canadá); metales comunes y sus manufacturas (menores ventas de tubos sin costura, aceros aleados y aluminio a EEUU y Brasil).

En cambio, tuvieron desempeño positivo los cereales –destacándose (trigo al ASEAN, cebada a Arabia Saudita, y maíz a Corea y Sudáfrica); aceites (de soja a India, Egipto y Argelia y de girasol a China e India); residuos de la industria alimenticia (harinas y pellets de soja a Egipto, Vietnam y España).

> El valor de las importaciones durante los primeros 6 meses de 2016 fue 5,8 % inferior al registrado en igual lapso de 2015.

> Fue resultado de la importante caída de 13,7% en los precios, pues las cantidades treparon 9,1%.

> Todos los rubros registraron caídas en los precios en tanto las cantidades aumentaron.

> Las importaciones de vehículos automotores de pasajeros (principalmente desde Brasil) aumentaron 36,7% interanual; las compras de bienes de consumo (primordialmente a China) aumentaron 10,2%.

> Las compras de bienes de capital tuvieron una leve alza de 1,6% mientras que se desplomaron 11,9% las de bienes intermedios y 8,7% las importaciones de piezas para bienes de capital.

> Caso aparte fue el derrumbe de 29,8% en las compras de combustibles, que obedeció a un colapso de 38,8% en los precios.

** Los volúmenes comprados siguieron aumentando, en esta oportunidad, 14,7% interanual.

** La novedad positiva a destacar es que, a contramano de lo que ocurría en forma sistemática durante la gestión kirchnerista, los precios de la energía importada —básicamente, por el Estado— cayeron mucho más que los de la despachada al exterior, reflejando el abandono de prácticas corruptas que caracterizaron a aquella.

• En el 1er. semestre del año la Argentina registra un déficit de US$ 1.675 millones en el comercio con el Mercosur.

Con Brasil acumula un enorme rojo bilateral de US$ 2.419 millones.

Es superado por el quebranto bilateral con China, que asciende a US$ 2.879 millones.

No hay comentarios: