Google+ Followers

jueves, 21 de julio de 2016

Análisis: La economía social de mercado

ANÁLISIS
También llamado Capitalismo Social, Capitalismo con Responsabilidad Social, Capitalismo Solidario, engloba una tendencia que en los últimos años ha tomado mayor protagonismo, en la medida que la tecnología avanza.
También llamado Capitalismo Social, Capitalismo con Responsabilidad Social, Capitalismo Solidario, engloba una tendencia que en los últimos años ha tomado mayor protagonismo, en la medida que la tecnología avanza.  El talento humano cobra cada día mayor vigencia; las personas valen más que las cosas.
Se diferencia del capitalismo primitivo iniciado con la era industrial, en que la maximización de los resultados monetarios es el principal objetivo y donde el ser humano, tal vez, es solo un factor de producción y costo.  Este tipo de capitalismo es el caldo de cultivo para la aparición de  oligopolios y monopolios.
Por otra parte, el surgimiento del capitalismo de estado, originado en el siglo veinte, muy parecido a una neo monarquía, por su esquema de poder, en que los principales medios de producción están en poder del estado;  al igual que el capitalismo primitivo, las cosas valen más que el ser humano.  Ambos capitalismos, no han logrado reducir importantemente la diferencia entre países ricos y pobres en el mundo.
El desarrollo de la tecnología de los últimos cincuenta años, aproximadamente, esta privilegiando el talento humano, la creatividad y el desarrollo de nuevos productos y mercados.  Un nuevo capitalismo basado en el mercado, donde sus participantes compiten sanamente con lo mejor de su talento y con la responsabilidad consciente de su actividad; es decir saber porque y para quien se trabaja.  No se trabaja persiguiendo el dinero, sino que con una visión clara de negocios, el dinero va a perseguir a la idea.  El punto de enfoque es el servicio o producto, no los resultados monetarios; estos resultados aparecen si el producto se asocia con las necesidades del el mercado.
Este tipo de Capitalismo se sustenta en tres pilares de responsabilidad social.  En primer lugar, la responsabilidad hacia los clientes, que son la razón de ser del negocio;  produciendo un bien o servicio de calidad que satisface las necesidades actuales  y post venta del cliente.  Por ello la competencia sana en una economía de mercado favorece a los clientes con el desarrollo y existencia de productos de buena calidad.  Este esquema no se asocia con políticas de controles de precios, ya que estas originan mercados negros basados en arbitraje de precios (ejemplo el Bachaquerismo en Venezuela, que no es más que otra forma de capitalismo primitivo).
El segundo pilar de responsabilidad social es con los colaboradores y proveedores de la empresa.  En este caso, un salario apropiado, bonificaciones, esquemas de participación accionaria o cogestión empresarial, conforman la forma idónea de las nuevas empresas.  En cuanto a los proveedores, el pago oportuno de sus servicios y establecimiento de  alianzas sinergeticas, es otra característica.
La responsabilidad social con la comunidad, se refleja principalmente en la cancelación oportuna y equitativa de los impuestos, y en algunos casos, donaciones directas a la comunidad que constituye el entorno de la empresa.  Entendiendo ello como la retribución a la fuente originaria del negocio.
Es evidente, que en el Capitalismo Social, Solidario o Economía Social de Mercado, el Estado juega un papel de promoción de igualdad de oportunidades para los seres humanos, brindando el apoyo correspondiente en Salud, Educación, Infraestructura Pública y Seguridad ciudadana y de fronteras;  es obvio que el Estado y sus gobiernos deben dedicarse a la atención y gestión de estas cuatro áreas, financiando el gasto publico enteramente por impuestos generados por la propia economía y dejando de participar como empresario en esa economía.
En esta nueva economía la propiedad está limitada a la generación productiva y uso de la comunidad, y tanto los activos urbanos y agrarios están dirigidos al uso pleno productivo; por lo que los activos ociosos no son compatibles en este nuevo capitalismo. Latifundios agrarios y sindicatos politizados que no representan las necesidades de los trabajadores, es probable que no tengan cabida en esta nueva realidad.
El Desarrollo de estructuras sociales de consumo, con la formación y educación idónea de las comunidades para participar y utilizar las herramientas de economía de mercado, mantiene el equilibrio lógico del esquema. 
En fin, es un capitalismo sustentado en los emprendores, pequeñas y grandes empresas, con la consiguiente tendencia de crecimiento y equilibrado por una consciente y organizada comunidad de consumidores.
Las personas valen más que las cosas. 

No hay comentarios: